©2019 by Leiko Hidaka with Wix.com

Search
  • Leiko

¿Qué es una doula?

La doula es una mujer entrenada que provee apoyo continuo en lo físico y emocional así como informaciones a la madre, antes, durante y después del parto, para ayudarla a lograr la experiencia más saludable y satisfactoria posible.


La mayoría de las veces el término “doula” se refiere a la doula de parto, sin embargo, también hay doulas de fertilidad, doulas postparto y doulas de duelo.




¿De dónde proviene el término “Doula”?


Distintos estudios antropológicos afirman que la figura de la mujer acompañante de parto ha existido durante la mayor parte de la historia de la humanidad en distintas sociedades alrededor del mundo. Durante la década de los años 70, los doctores Klaus y Kennell trabajaban en un hospital público en Guatemala, atendían aproximadamente 60 partos al día, en una época donde la intervención por cesáreas y el uso de fármacos era muy elevado; para tratar de solucionar el problema, decidieron realizar un estudio separando a un grupo de parturientas que eran atendidas con las intervenciones, y el otro grupo era acompañado sólo con otras mujeres.


Lograron comprobar que el grupo que era atendido solamente con otras mujeres, requerían menos intervenciones; este estudio se realizó varias veces y comprobaron que la compañía de otras mujeres en el parto producía un efecto positivo en el desenlace de los mismos.

Al publicar el resultado de sus estudios necesitaban una palabra que definiera a estas mujeres que acompañaban a otras durante el proceso del parto, entonces ubicaron un vocablo de origen griego DOULA. Esta palabra o vocablo ya había sido utilizado por la antropóloga Dana Raphael para referirse a las mujeres que ayudaban a las nuevas madres durante la lactancia y el cuidado al recién nacido en Filipinas. A través del tiempo, la Doula siempre ha sido una figura que está presente en el nacimiento de nuestros hijos; en el paleolítico inferior donde las sociedades eran nómadas no se relacionaba la gestación con la actividad sexual. Los hombres no demostraban interés cuando la mujer entraba en trabajo de parto y por este motivo era realizado sin ayuda de la comunidad, desde allí la mujer más cercana a la parturienta era la que acompañaba y atendía.

Fuente: Artículo originalmente publicado en la página de la Red Mundial de Doulas, reproducido y disponible en aqui.



¿Qué servicios provee una Doula?

Los servicios ofrecidos por una doula varían en función de las necesidades de la mujer, la pareja o la familia con la que ella esté trabajando. La doula no provee atención médica, no reemplaza al médico ni a la comadrona, sin embargo cuenta con conocimientos sobre distintos aspectos médicos del embarazo, el parto y la lactancia, pudiendo proveer orientación a las madres, de forma tal que ellas cuenten con un mejor entendimiento de los procedimientos y posibles complicaciones en el embarazo o el parto y así tomar decisiones informadas, acordes con la experiencia que la mujer desea tener.


Durante el parto, la doula está en constante y estrecha cercanía con la madre, ofreciendo ayuda y sugerencias sobre medidas de comodidad tales como la respiración, la relajación, el movimiento y el posicionamiento. Si procede y la madre lo desea, la doula también puede alentar a la pareja a participar en el nacimiento a un nivel en el que se sientan cómodos. El principal objetivo de la doula en este momento es el de proveer cuidado, apoyo continuo y la tranquilidad de la madre.



Específicamente, ¿qué hace una Doula de Parto?


Te ayuda a dar seguimiento y manejar las sensaciones durante la labor de parto y a saber cuándo es el momento de llamar a tu doctor/a o dirigirte hacia la clínica. Durante la labor de parto sentirás variadas sensaciones y emociones, ocurrirán también manifestaciones físicas sobre las cuales la doula puede orientarte y asistirte, contribuyendo a tu comodidad con masajes y ejercicios, además de darte la seguridad de que el proceso marcha con normalidad, y ayudarte a identificar el momento en que debes ir a la clínica.


Se ocupa de las cosas que tú consideres que requieren atención para tu tranquilidad. Cuando estás en medio de la labor de parto puede ser muy útil delegar en otra persona cosas de las cuales estar pendiente en el hogar o en la preparación para ir a la clínica, de forma tal que puedas sentirte con la seguridad y tranquilidad de concentrarte en ti, sabiendo que hay alguien encargándose de lo demás.


Te ayuda a instalarte en la clínica. Durante el trayecto hacia la clínica la doula te acompaña y se asegura de que sepas a dónde ir y qué hacer al momento de llegar a la clínica. Te ayudará a acomodarte y se esforzará en mantener un ambiente propicio para que puedas continuar con tu labor de parto.


Trabajará con tu pareja para que se sientan cómodos y seguros. Ya sea que tu pareja prefiera mantenerse al margen, no sepa como involucrarse o desee estar activamente involucrado, la doula será su aliada también y, para tu tranquilidad, brindará su apoyo a tu pareja también para que pueda involucrarse de la forma en que ustedes se sientan cómodos.


Te brindará de beber y te recordará respirar. Es importante mantenerte hidratada, la doula estará pendiente a este detalle y tendrá a tu disposición bebidas de tu elección que puedas tomar, sin necesidad de que debas distraerte para pedirlo. De igual modo, cuando las sensaciones sean muy intensas tu doula te recordará cómo respirar para manejarlas.


Te dará palabras de aliento, sus brazos y sus hombros. A veces, todo lo que necesitas es escuchar que lo estás haciendo bien, que ya se acerca el gran momento, o quizás sólo un hombro sobre el cual apoyarte o unos brazos que te sostengan mientras las oleadas de sensaciones siguen su curso.


Te guiará respecto a la lactancia. Los primeros momentos de la lactancia son primordiales para el vínculo entre tú y tu bebé. Tu doula puede orientarte y ayudarte a sentirte confiada, segura y cómoda para que inicies junto a tu bebé los primeros pasos en la lactancia.


Compartirá tus emociones. La doula está ahí para ti. La doula siente lo que sientes y con la intensidad que lo sientes, porque en ese momento el foco central de la doula eres tú.


Dará un paso atrás mientras disfrutas de momentos preciosos. La doula está para apoyarte pero entiende la importancia de la intimidad. La protagonista de la historia eres tú, la doula es tu apoyo y se esforzará en que sepas que cuentas con ella pero sin suplantar el espacio de tu pareja ni interrumpir los momentos familiares que ocurrirán durante el proceso.



¿Cuáles son los beneficios de contar con una Doula?

Se han realizado estudios que documentan los beneficios de tener una doula presente durante la labor de parto (1991 Hofmeyr et al., 2002 Caton et al., 2012, Hodnet et al.), y que muestran el efecto positivo en la experiencia de parto de la madre cuando las mujeres contaron con el apoyo de una doula:

  • reducción en el uso de oxitocina sintética (pitocin)

  • incremento de la probabilidad de inicio espontáneo de labor de parto

  • reducción en el uso de medicamentos para el dolor

  • reducción las probabilidades de intervenciones

  • reducción de la duración de la labor de parto

  • reducción de número de cesáreas

  • reducción del riesgo de que los recien nacidos sean ingresados a cuidados intensivos

  • reducción de riesgo de estar insatisfecha con la experiencia de parto

  • aumento del nivel de satisfacción de la madre con su experiencia del nacimiento

Fuente: Evidence-based birth: Evidence on Doulas



¿Cómo es el proceso de trabajar con una Doula?

La mayoría de las relaciones doula-cliente comienzan unos meses antes del nacimiento del bebé y desarrollan una relación en la que la madre se siente libre de hacer preguntas, expresar sus temores y preocupaciones, y asumir un papel activo en la creación de un plan de parto.


Primero se lleva a cabo una entrevista en la cual la doula y la potencial clienta (y su pareja, si aplica) tienen la oportunidad de conocerse y saber si “encajan” la una para la otra.

Una vez la madre decide contratar los servicios de la doula, se realizan una o dos visitas prenatales y la doula queda a disposición de la madre por teléfono u otro medio de comunicación, para responder preguntas o atender cualquier inquietud que pueda surgir durante el curso del embarazo.


Cerca de la fecha de estimada de parto (típicamente alrededor de las 38 semanas) y hasta el momento del nacimiento, la doula estará “de guardia” y disponible 24/7 para cuando la madre la llame durante la labor de parto, por lo general antes de trasladarse al lugar donde dará a luz.


La doula acompaña a la madre durante toda la labor de parto y el nacimiento de su bebé, asistiéndole en las horas posteriore al parto para iniciar la lactancia. Luego se realizan dos visitas postparto donde la doula proveerá orientaciones sobre el cuidado propio y del reción nacido, la lactancia y recursos de apoyo para la madre.




Fuente de la imagen: http://totsabout.co.uk/doulas/

1 view